El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Prepárese para iniciar una nueva vida de especial bienestar, a través del fascinante mundo de las frutas con todas sus propiedades preventivas, curativas y nutricionales, y comprenda mejor la importancia y el poder que ellas tienen en la cura de las enfermedades, frecuentemente generadas por los efectos de las sustancias perjudiciales para la salud, acumuladas en el cuerpo por causa de un inadecuado manejo de los alimentos.

 

Estimado lector:

Ciertamente es muy grato poder presentar a usted este compendio en el que se encuentra ordenada una copiosa información relativa a un mundo tan agradable, interesante y saludable, como es el tema de las frutas, en el cual hemos trabajado con la mayor dedicación.

Bien sabemos que cada fruta tiene su especial identidad y basta solamente con oler su exquisito aroma para generar toda clase de estímulos en el organismo.

¿Pero somos realmente conscientes de los beneficios que le estamos aportando a nuestro cuerpo y a nuestra vida cuando degustamos una porción de fruta o también un vaso de su agradable jugo?... ¿sabemos realmente cuáles son las vitaminas, los minerales, las proteínas, los fitoquímicos, los neurotransmisores y en general cada uno de las sustancias  generosas que nos ofrece la pulpa en cada variedad que ingerimos?... ¿conocemos los efectos preventivos, sus propiedades curativas y las maravillas nutritivas que nos aporta cada fruta en particular?... ¿tenemos un cabal conocimiento sobre la mejor manera como debemos consumirlas?... ¿conocemos a ciencia cierta cuáles especies frutales pueden mezclarse y cuáles no?... ¿sabemos cuál es la real  importancia de la poderosa energía solar o fotónica acumulada en el interior de las frutas durante todo el período de su gestación y crecimiento?... ¿estamos realmente en capacidad de identificar los usos medicinales de las frutas, así como las especies que más nos conviene consumir en relación con cada trastorno que pueda presentar nuestro organismo?... ¿acaso tenemos cabal conocimiento sobre el trabajo que aporta la fibra en ellas contenida, frente a la necesidad de curar las enfermedades producidas con frecuencia por causa de los alimentos excedentarios que acumula nuestro sistema digestivo? 

Cuando consumimos cada variedad con ese agrado tan especial, realmente no basta disfrutar el estímulo que nos brinda su agradable olor, ni el deleite que nos proporciona su delicioso sabor. Más allá de esos privilegios surge la necesidad de sumergirnos en la regia intimidad de su pulpa, para conocer en detalle todas las infinitas virtudes y ese generoso legado nutricional que las distintas especies tienen para ofrecernos.

Estos son apenas algunos de los múltiples interrogantes que merecen una explicación y que rara vez los formulamos en el momento de consumir cada uno de los diferentes tipos frutales.

 

Fotografía de frutas tropicales donde se muestra cada fruto en su tamaño natural.
FRUTAS. Fotografía: © Mauricio Bernal Restrepo.

 

¿Sabía usted que la mandarina es la única fruta capaz de erradicar del hígado los residuos de plomo y de mercurio que diariamente ingerimos por efecto de la contaminación ambiental?... ¿Estaba usted enterado que el aguacate es una de las especies que presenta mayores propiedades curativas para el sistema hepático, en razón a que posee cerca de cinco componentes que reducen los daños en el hígado?... ¿Alguna vez escuchó decir que la guanábana o graviola contiene las sustancias más prodigiosas para el tratamiento del cáncer y que sus componentes activos son capaces de combatir varias modalidades de esta enfermedad?... ¿Acaso le comentaron que las ciruelas pasas constituyen el mayor antioxidante que existe en la naturaleza y que aventajan en mucho a los alimentos famosos por esta virtud como la zanahoria, la ahuyama, el ajo, los cítricos, etc.?... ¿Escuchó alguna vez decir que una sola guayaba contiene la vitamina C de seis limones y que el aguacate tiene seis veces más potasio que el banano?... ¿Alguien lo ha puesto al tanto sobre la especial y prodigiosa virtud que tiene la mora para limpiar los triglicéridos de las arterias, ayudando de paso a normalizar la presión arterial?... ¿Estaba enterado sobre las bondades que realiza la piña en todo el sistema óseo por gracia de su alto contenido de manganeso?... ¿Ha tenido la oportunidad de escuchar alguna vez sobre el destacado poder de la pera para combatir la acidez intestinal? Ciertamente todas estas maravillas son apenas una somera aproximación a ese cúmulo de buenas noticias que nos tiene reservado el prodigioso mundo de las frutas con todo su caudal de atributos medicinales y nutricionales.

Cada día se hace más evidente para los seres humanos la importancia de realizar un cambio de actitud en relación con el consumo de alimentos, pues con el paso del tiempo hemos adquirido conciencia sobre la inaplazable necesidad de orientar nuestro paladar hacia la ingestión de nutrientes solares, tal como la sabia naturaleza los viene desarrollando desde tiempos inmemoriales, ofreciéndolos siempre incondicionalmente y en una forma generosa como invaluables mensajeros de salud y bienestar.

 

KIWI. Fotografía: © Mauricio Bernal Restrepo.

 

Al interior de la fresca pulpa se encuentra condensada la más vivificante energía universal y la más prodigiosa fuerza restauradora. Cuando degustamos una fruta, realmente no alcanzamos a imaginar los invaluables efectos que ella aporta a nuestro cuerpo. Rescatar el aprecio por los alimentos naturales, sin duda alguna es la senda más propicia para ingresar a ese anhelado remanso de la plenitud.

El hígado, ese órgano tan especial que gobierna el aparato digestivo del ser humano y en el cual la sangre se aprovisiona permanentemente de oxígeno y nutrientes para llevarlos a todas las células, ya no quiere seguir siendo la burda despensa de aditivos, saborizantes, colorantes y excipientes, todos ellos tan artificiales como nocivos. El cuerpo humano en su concepción es perfecto, pero nosotros por causa de un sistema alimenticio errático nos hemos encargado de malograrlo y es por eso que las frutas con toda su poderosa acción benefactora, surgen en forma redentora conservando siempre su vigencia como alimentos de inigualable acción terapéutica y nutricional. Hoy podemos afirmar con toda certeza que ellas constituyen el recurso más saludable que nos ofrenda la naturaleza, en razón a que nos prodiga los nutrientes más diversos y las sustancias más depurativas. A más de eso, su riqueza enzimática nos permite iniciar con una mayor eficiencia el trabajo digestivo.

Toda vez que su consumo no requiere un proceso previo de cocción, los venerables atributos contenidos en la pulpa, así como los efectos bondadosos que de ella se derivan, ciertamente llegan a todas las células de nuestro cuerpo en una forma viva e inmaculada, para entregarnos sin ninguna intermediación ese legado de propiedades curativas, nutritivas y depurativas, todas ellas contenidas en el radiante mensaje solar que nos llega con su inefable venero de vitalidad. Admirable resulta en este sentido el trabajo de la sangre, pues al tiempo que lleva a todo nuestro cuerpo el oxígeno y los nutrientes contenidos en los alimentos que ingerimos, simultáneamente va recogiendo en cada célula los elementos tóxicos para conducirlos a los órganos encargados de su eliminación.

Lo descrito es apenas una somera muestra sobre los ingentes beneficios que hemos acopiado en este libro denominado “Frutas milagrosas”, en el cual hemos desarrollado un cuidadoso ordenamiento para que pueda ser consultado de una manera fácil y agradable.

 

LULO. Fotografía: © Mauricio Bernal Restrepo.

 

Estos son algunos de los temas que usted encontrará en este saludable libro que hoy le ofrecemos en formato digital y a los cuales podrá tener acceso en forma inmediata:

Conozca el origen, el nombre científico, el nombre vulgar, las diferentes especies botánicas, así como todas las propiedades preventivas, curativas y nutricionales contenidas en cada una de las 35 variedades aquí relacionadas.

Entérese sobre los aspectos más relevantes, en relación con la mejor manera como se deben consumir las frutas.

Aprenda a distinguir y conocer las precauciones y todo lo que se debe evitar, a la hora de consumir cada una de las denominaciones frutales descritas en este documento.

Obtenga una visión general sobre las diferentes clasificaciones, con base en algunos aspectos como la conformación y tamaño de las semillas, así como el grado de humedad que les confiere la condición de frutas frescas, frutos secos, frutas deshidratadas y frutas pasas.

Conozca los grupos frutales más destacados, en relación con cada una de las virtudes que se detallan como sigue: las frutas con más bajo contenido en calorías, las que presentan un mayor aporte energético, las que poseen un abundante contenido de fibra, las que se destacan por su elevado aporte de proteínas, las que presentan una marcada riqueza en ácidos grasos Omega 3, las más generosas en carotenos y también en algunas vitaminas como la vitamina C y la vitamina E. Igualmente las de mayor contenido en cada uno de los minerales como potasio, calcio, magnesio, hierro y zinc, así como las más ricas en vitamina B3 o niacina y vitamina B9 conocida como ácido fólico.

Distinga las frutas de acuerdo a la naturaleza de su sabor, según sean ellas frutas dulces, ácidas, semiácidas o neutras.

Comprenda la crucial importancia que representa para la vitalidad de las células presentes en el organismo, la inagotable energía solar condensada en todas las especies frutales y conocida como energía fotónica o lumínica, la cual, a través de un paciente proceso de fotosíntesis, realiza el increíble trabajo de convertir la luz en tantos y tan prodigiosos agentes nutritivos, así como en las sustancias que realizan en forma permanente una benéfica acción depurativa y regeneradora.

Entérese a través de algunas anécdotas curiosas sobre el papel determinante de las frutas en la anhelada longevidad.

Infórmese sobre una buena alternativa para limpiar su cuerpo de toxinas y bacterias, así como la forma de nutrirlo, todo ello con base en la ingestión regular de especies frutales, como también a través del consumo de algunos elementos derivados y conexos como son el vinagre de manzana y el polen de abeja.

Admírese con el impresionante poder antioxidante de las ciruelas pasas y con la prodigiosa capacidad de las semillas de papaya y de papayuela, para evacuar los gérmenes patógenos del intestino.

Conozca en detalle cada una de las vitaminas contenidas en las distintas frutas objeto de este estudio y atérrese con la generosidad de sus propiedades.

Conozca igualmente los maravillosos beneficios de los minerales que ellas contienen y todos los efectos restauradores que ejercen en la salud, tanto en lo que se relaciona con los elementos mayores o macroelementos, los elementos menores comúnmente conocidos con el nombre de microelementos, así como aquellos que el cuerpo requiere en menor cantidad, pero que no obstante resultan imprescindibles para el buen funcionamiento de todo el organismo y que ostentan el nombre de oligoelementos o elementos traza.

Acérquese a otro maravilloso recurso depurativo y nutricional, conformado por los fitoquímicos o fitonutrientes, tales como los carotenoides, los flavonoides, los fenoles y los terpenos.

Consulte una amplia lista que hemos incluido, en la cual se  relacionan las enfermedades más comunes, cada una de ellas con su correspondiente definición y acompañada por una descripción de las especies más convenientes y aconsejables para cada caso en particular.

Disponga de un glosario concebido para entender las cualidades o usos medicinales contenidos en las frutas objeto de estudio. Con este glosario usted no necesita acudir a textos especializados para comprender el significado de tales vocablos. Es así como en el transcurso de la lectura podemos encontrar por ejemplo que una fruta o un componente específico de ella, tiene un efecto anodino, balsámico, catártico, demulcente, diaforético, emético, entérico, vulnerario, etc.. Evidente pues resulta la importancia de acudir a este compendio para conocer la correcta etimología en cada una de estas expresiones.

 

FRESA. Fotografía: © Mauricio Bernal Restrepo.

 

El buen desempeño de las funciones orgánicas es un tema que siempre ocupa un lugar cimero en el conjunto de dádivas que componen nuestro bienestar y no hay duda que ello se fundamenta en la manera como nutrimos nuestro cuerpo. Cuando somos selectivos en la escogencia de los alimentos que consumimos, tenemos todas las posibilidades de disfrutar una vida realmente sana y vigorosa. Si por el contrario acostumbramos ingerir alimentos en una forma desordenada, comiendo de todo y a toda hora, más temprano que tarde quedaremos expuestos a las enfermedades producidas y desarrolladas por causa de tales excesos. Los alimentos que generan una reacción básica o alcalina, ciertamente son garantía de bienestar, en tanto que los alimentos procesados y con aditivos artificiales, todos ellos con una funesta acción acidificante, sin duda resultan portadores y promotores de estados adversos. Tal acidez constituye el ambiente más propicio para iniciar el desarrollo de virus, bacterias y hongos nocivos. En este sentido conviene saber que las frutas con naturaleza cítrica, no obstante su sabor ácido, una vez que han sido asimiladas en el proceso digestivo, los efectos de su ingestión resultan claramente alcalinizantes y por ende saludables. Cabe decir que la generalidad de las personas mantiene un ambiente ácido en su entorno intestinal, generado sin duda por causa de los malos hábitos alimenticios. El aparato digestivo del hombre es un laboratorio en el que se procesan muchas reacciones químicas y siempre el equilibrio ácido-básico resulta indispensable para el buen suceso del proceso metabólico. Con base en lo anterior puede afirmarse que son justamente las frutas el mejor recurso para tutelar la salud, toda vez que permiten regular el PH al interior de nuestro cuerpo y por ello resulta de vital importancia su consumo con la mayor regularidad.

Las frutas están permanentemente dispuestas a brindar sus propiedades a los niños, a las personas adultas y a las personas mayores tan vulnerables a la enfermedad. Dispongámonos entonces para que la pulpa benefactora transmita a nuestro cuerpo esa energía viva que proviene del sol…recibamos con alegría su invaluable tesoro nutricional…permitamos que ellas en su infinita sabiduría ejerzan a cabalidad su trabajo depurativo en el organismo, erradicando todos esos agentes tóxicos que constantemente decrepitan la estructura de nuestras células y regocijémonos al saber que de su jugosa entraña estamos recibiendo el agua más pura que podemos encontrar en la naturaleza. Ciertamente ellas aman a los seres vivos, porque  también fueron concebidas con infinito amor por el Supremo Artífice de todo lo creado.

 

GUAYABA. Fotografía: © Mauricio Bernal Restrepo.

 

Ahora usted puede convertirse en un privilegiado conocedor de este maravilloso mundo que el reino vegetal nos ofrece a través de las frutas. Todas ellas en su enorme variedad y delicada hermosura, en su abigarrado colorido, en su heterogénea forma, en sus exquisitos sabores y arrobadores aromas, son sinónimo de buena salud e inagotable vitalidad. Las frutas no solamente nutren y depuran nuestro cuerpo, pues  gracias a su generoso aporte de neurotransmisores, ellas también constituyen el mejor vehículo para ingresar a un estado de inefable bienestar, toda vez que elevan nuestro ánimo al librarnos de los estados de ansiedad y depresión, con lo cual nos permiten disfrutar de una actitud más amable hacia la vida. El consumo de especies frutales con juiciosa regularidad, ciertamente dignifica nuestro ser, al tiempo que enriquece, depura y fortalece nuestro cuerpo.

Este libro está dirigido a un conglomerado social muy amplio, toda vez que la temática de su contenido comporta interés para cualquier persona, independientemente de su edad, de su sexo y de su condición económica o social. Análoga utilidad conllevan sus páginas para quienes se desempeñan profesionalmente en los campos de la nutrición y la docencia, así como para todas aquellas personas que intervienen en la producción, el procesamiento y la comercialización de especies frutales. Ciertamente el tema de las frutas tiene adeptos por doquier, pues siempre está referido a la búsqueda de la soñada plenitud y tal vez por eso goza de tanta aceptación. Así pues, este compendio pretende llegar a todos los que desean una vida saludable y que juiciosamente procuran obtenerla a través de una sana y adecuada alimentación.

Las frutas llegan a nuestro paladar con todo ese benigno influjo de la naturaleza… acojámoslas con la mayor indulgencia, con el debido respeto, con sumo agrado, con especial admiración y con toda la gratitud que ellas merecen por los inefables beneficios que aportan a nuestra salud.

 

No me voy a exceder con la valoración de este libro, pues si bien es cierto que deseo y necesito obtener algún beneficio material que estimule mi trabajo y ayude a mi manutención, también resulta de la mayor importancia que este empeño me permita cristalizar el anhelo de ver que sus páginas lleguen a muchas personas. Creo que esa es una buena manera con la cual yo pueda (eso espero), dejar alguna huella benefactora en este breve paso por la vida.

Con base en lo anterior he decidido establecer un precio que considero muy razonable y que he fijado en la moderada suma de:         

                                

US $17,oo

Por este precio le estoy entregando en formato digital para que lo descargue inmediatamente en su ordenador, un documento muy especial con 274 páginas de saludable información y cerca de 36 fotografías a todo color que personalmente he realizado con el mayor esmero. Así mismo, al final del libro se relaciona una copiosa bibliografía en la que nos hemos documentado, la cual contiene 135 enlaces a páginas relacionadas con este apasionante tema.

No se quede sin su ejemplar... su organismo lo requiere, su bienestar lo apetece y su salud lo amerita... ordénelo ahora mismo pulsando el vínculo que aparece en seguida:

 

 

Quiero expresarle mi apreciado lector con toda honestidad que en el desarrollo de este compendio he comprometido todas mis energías, trabajando con denuedo y en forma responsable, indagando sin tregua en múltiples fuentes idóneas, realizando análisis y cotejos objetivos entre las distintas versiones de los expertos más autorizados en este tema, hasta decantar unos conceptos y un ordenamiento en el material investigado, que me permiten hoy presentarle el resultado de un emotivo y gratificante esfuerzo, el cual siempre estuvo animado por el ferviente propósito de poder contribuir a una mejor calidad en la vida de mis semejantes.

Usted y yo tenemos el privilegio de poder negociar en forma ágil y completamente segura, a través del más idóneo intermediario de pagos, mediante el cual se realizan diariamente incontables transacciones relativas a productos digitales a lo largo y ancho del planeta. Estamos hablando de ClickBank®, una afamada empresa con todos los galardones de seriedad comercial y con una trayectoria digna de todo elogio. Gracias a empresas como esta, el ejercicio de quienes nos ocupamos en la promoción de productos digitales se ha tornado mucho más amable, expedito y sin fronteras.

Muy comedidamente lo invito para que adquiera ahora mismo su ejemplar de “Frutas milagrosas” y recuerde que la compra de este producto no conlleva riesgo para su dinero, toda vez que la garantía ofrecida será cumplida en forma rigurosa. Sólo necesita destinar 17 dólares para iniciar en forma inmediata su aprendizaje, a través de este prontuario de bienestar, el cual será descargado automáticamente en su ordenador, una vez que obture el vínculo que aparece en seguida:

 

El fascinante mundo del Internet nos brinda hoy la posibilidad de interactuar con una veloz cobertura orbital desde la propia intimidad de nuestro hogar, desde la comodidad de nuestra oficina o si se quiere, desde el grato sombrío de una palmera frente al mar. Dondequiera que exista una conexión alámbrica o inalámbrica a Internet, podemos colocar el mundo en nuestras manos. Es por eso que usted sólo necesita presionar el botón de compra, para obtener de manera inmediata y segura en su pantalla, todos los beneficios contenidos en este ejemplar digital de “Frutas milagrosas”, en el cual encontrará muchas y muy gratas noticias que sorprenderán su atención y magnificarán su curiosidad. Lo que está en juego no es solamente su buena salud, sino también la de toda su familia, la de sus amigos, así como la de sus compañeros de trabajo con los cuales usted comparte cotidianamente su alimento. Rescate su amor por las frutas para que compruebe cómo ellas lo colman de bienestar. Por eso cada que le resulte posible, disponga bien el apetito para que literalmente pueda, disfrutar la fruta.

 

CURUBA. Fotografía: © Mauricio Bernal Restrepo.

 

Mi deseo es que usted comprenda la importancia de profundizar en este tema tan vital para su salud y que no pierda esta especial oportunidad de adquirir toda esta información ahora mismo.

Como una muestra de mi sincera voluntad de servicio, al final del libro he insertado mi dirección de correo electrónico, con el fin de atender personalmente y con la mayor celeridad, cualquier inquietud que se le pueda presentar a mis amables lectores. Asimismo, si usted tiene alguna duda o comentario, lo invito a contactarse a través del siguiente enlace: CONTACTO

Si hoy tengo el agrado de tenerlo a usted como mi estimado cliente, en lo sucesivo disfrutaré el honroso privilegio de sentirme su indeclinable amigo.

Finalmente quiero extenderle mi más sentida gratitud por el tiempo que ha destinado para leer este mensaje y espero poder seguir compartiendo con usted tantas noticias saludables contenidas en este trabajo que sin ninguna exageración he querido denominar: “Frutas milagrosas”.

 

Con todos mis parabienes,

 

Mauricio Bernal Restrepo
Bogotá, Colombia

 

P.D. Degustar las distintas frutas es un placer incomparable... pero hacerlo en forma inteligente y conociendo las infinitas bondades que cada una de ellas aporta a nuestra salud y nuestro bienestar, ciertamente es un privilegio indescriptible y una forma muy noble de honrar nuestro cuerpo, así como a la generosa y sabia naturaleza.

 

CLICKBANK® es una marca registrada de Click Sales, Inc. utilizada por autorización. Mauricio Bernal Restrepo no es un agente autorizado o representante de Click Sales, Inc. Click Sales, Inc. no ha revisado, aprobado o garantizado Frutas Milagrosas, o cualquier reclamo, declaración u opinión hecha por Mauricio Bernal Restrepo.